Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Música

La Música Ritual Shamánica en Corea

por Lee Yong-shik

 

 

Capítulo 4. Gut: un Ritual Shamánico

 

4.1. Trasfondo del Gut

 

   El Jaesu gut se celebró el 5 de junio de 1999 en el calendario lunar. El día anterior del viaje al sitio del ritual, Maemuri Mansin fue al mercado cerca de su casa para comprar frutas (manzanas, peras, naranjas, sandías y dátiles chinos) además de piñones, varios tipos de dulces y pescado seco. Debido a que el lugar del ritual era demasiado lejos de la casa de Maemuri Mansin, la familia anfitriona preparó otras ofrendas tales como pasteles de arroz y el cerdo del sacrificio.

 

   La familia espiritual de Maemuri Mansin y yo fuimos a Chungju, una pequeña ciudad en la provincia de Chungcheong, ubicada en el centro de la península coreana. Tomó cerca de tres horas en carro llegar hasta dicha ciudad. Paramos en un baño termal y luego nos encontramos con una de las clientas de Maemuri Mansin, la señora Jeong, quien nos guió hasta el lugar de la familia anfitriona en una zona remota en el campo llena de cultivos de arroz en donde encontramos una gran casa de estilo tradicional, lugar de realización del gut.

 

   El señor Kim, el jefe de familia -llamado daeju (patrón) por los shamanes de Hwanghae- fue un servidor público de mediada edad que trabajó en la alcaldía. Su esposa -a quien llamaban giju (dueña)- la señora Jo, era un ama de casa de 48 años. El padre del señor Kim, un anciano de cabello gris -a quien se le llamaba noin (anciano) daeju- gozaba todavía de buena salud. La familia del señor Kim había ya vivido en esa casa por varias generaciones y poseía una gran área de cultivos de arroz en los alrededores. Ellos también tenían una gran seonsan (montaña ancestral) cerca de la casa, donde estaban enterrados sus ancestros. En otras palabras, eran suficientemente ricos como para realizar un gut. En la actualidad esto cuesta al menos dos o tres millones de won (aprox. U$1800 a 2700); por tanto es muy raro que la gente común patrocine estos rituales. Hasta hace cerca de 50 años los ricos solían tener un ritual anual de bendiciones estacionarias. Como el nombre de este ritual lo sugiere -haetgok maji gut (ritual de bienvenida de las nueva cosecha)- este es una ofrenda para el nuevo grano y las frutas en el cambio de estación y para la bendición y prosperidad de la familia.

 

   La pareja anfitriona tenía cuatro hijos: tres hijas -la primera, una estudiante universitaria de 21 años; la segunda, una estudiante escolar de 19 años; y la tercera, una niña de 6 años- y un hijo de 3 años. Tenían un jangnam (primer hijo) mayor que la hija mayor, pero había muerto siete años atrás en un accidente de motocicleta. Ya que el primer hijo hereda tradicionalmente el gamun (linaje familiar) y las propiedades de la familia y también lleva a cabo los ritos para los ancestros, su muerte fue uno de los eventos más trágicos para la familia. El abuelo forzó a la pareja a tener otro hijo -quien por supuesto debería ser un hijo varón.

 

   Durante varios años la pareja no logró tener un bebé. Se creía que la esterilidad de la señora Jo era el resultado del enojo de la diosa Abuela Samsin quien está a cargo de los nacimientos. La señora Jo dijo:

 

   Yo fui a seonsan (montaña ancestral) cada mañana durante cien días y le pedí a la Abuela Samsin un hijo. También fui a muchos templos budistas en todo Corea y le pedí a Buda un hijo. Durante un año tomé medicinas chinas que se decía eran efectivas para concebir un hijo. Hice todo lo que pudiera darme un hijo.

 

   El relato de la señora Jo prueba que el shamanismo y el budismo se han sobrepuesto en la práctica. Ella creía que la Abuela Samsin y Buda comparten el mismo rango como deidades supremas que podrán darle un hijo. Al parece a ella no le importaba si el shamanismo era considerado como misin (superstición) o no; ella solo quería tener un hijo. Finalmente, la señora Jo quedó embarazada. Cuando se anunció su embarazo, el abuelo, esperando por un niño, dio al bebé aun sin nacer el nombre de Yong-nam, un nombre ordinario para un muchacho en Corea. Sin embargo, el bebé resultó ser una niña. La señora Jo se lamentó de que sus oraciones no hubiesen sido totalmente sinceras y le pidió de nuevo a la Abuela Samsin otro hijo. Después de un tiempo finalmente tuvo un hijo, Yong-gyu.

 

   La madre ya estaba un poco vieja como para proporcionarle al bebé suficiente cuidado maternal -la señora Jo tenía 46 años cuando dio a luz. El hijo era débil y tenía muchas enfermedades y finalmente fue hospitalizado. Al comienzo todos pensaban que el bebé tenía una enfermedad leve pero resultó ser más seria, una combinación de neumonía y edema abdominal. Estuvo muy enfermo por cerca de diez días y el hospital -uno de los más grandes en la provincia- no podía hacer nada por él. Su abuela estaba tan acongojada que enfermó y murió. Una de las conocidas de la señora Jo, la señora Jeong, quien era una cliente fiel de Maemuri Mansin (y quien fuera la persona que nos escoltó hasta la casa del señor Kim), propuso realizar un Byeong gosa (rito pequeño para curar enfermedades) sospechando que la aflicción era producida por espíritus malignos. Aprobado por la señora Jo, la señora Jeong llamó a Maemuri Mansin para el rito. Maemuri Mansin fue al hospital el segundo día de mayo. Después de su gosa, según la señora Jo, Yong-gyu se recuperó inmediatamente en forma "increíble". Debido a que la familia había tenido mala suerte en dos oportunidades en un lapso de pocos meses -la enfermedad de Yong-gyu y la muerte de la abuela- decidieron realizar un Jaesu gut con el fin de expulsar la mala fortuna y purificar a su familia. Este fue un Byeong gut (ritual de sanación) en el sentido en que la familia anfitriona le pidió a los shamanes que libraran completamente a Yong-gyu de la enfermedad.