Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Música

La Música Ritual Shamánica en Corea

por Lee Yong-shik

 

 

Capítulo 3. Instrumentos e Intérpretes Rituales

 

3.3. Intérpretes rituales: los Shamanes

 

3.3.2. Seonhi Mansin

 

   Seonhi Mansin nació en 1974 en Incheon. Cuando tenía 17 años de repente empezó a experimentar dolores de cabeza, vomito, mareos y otros síntomas inexplicables. Con frecuencia soñaba con el "llamado" de un anciano de pelo y barba blancos y largos vestido con una túnica también blanca -la apariencia convencional de una deidad de montaña. Los médicos de Incheon no pudieron encontrar nada malo en ella. Los vecinos murmuraban sobre su posible posesión espiritual. Ella se retiró de la escuela debido al prejuicio de sus compañeros. Ella dice:

 

   No podía ir a la escuela porque estaba asustada de que mis compañeros pensaran que estaba loca. Ninguno de mis amigos me ha vuelto a hablar desde cuando me enfermé. Desde entonces no tengo un amigo excepto Miseon Mansin. Me salí de la escuela pero no me importa. Aprendo todas las prácticas rituales de los gut y no de la escuela.

 

   Los coreanos generalmente le asignan personalidades sicopatológicas a las shamanas y creen que ellas son "mujeres locas curadas" (Kim-Harvey 1979: 6), aunque la investigación psicológica y antropológica encontró que no son "mujeres locas". Kim-Harvey (1979: 235-236) investigó las vidas de seis shamanas y encontró ocho rasgos comunes entre ellas: 1) nivel alto de inteligencia, 2) capacidad más alta que lo normal (verbal y de comportamiento) para improvisación creativa, 3) mayor capacidad de fluencia verbal y de persuasión, 4) fuerte disposición para alcanzar metas, 5) aguda sensibilidad para intuir los asuntos de los demás, 6) destrezas calculadoras y de manipulación interpersonal que les permite manejar situaciones sociales estratégicamente, 7) un agudo sentido de la justicia en términos de sus propios estándares, y 8) un repertorio elevado de atributos dramáticos y artísticos por aptitud o por logro tales como cantar o bailar. Sin embargo Seonhi Mansin estaba asustada de los prejuicios sociales, a pesar de su condición real.

 

   Cuando sus padres trajeron a Seonhi Mansin a ver a un shamán del vecindario, se le diagnosticó como poseída y recibió su ritual de iniciación. A pesar de este ritual, no se curó completamente de dicha enfermedad. Un día por casualidad ella vio el ritual de Maemuri Mansin. Se conmovió mucho por la representación y le pidió a Maemuri Mansin que la aceptara como hija espiritual. Luego de un par de meses Seonhi Mansin se convirtió en su hija espiritual. Desde entonces, Seonhi Mansin vive en la residencia de su madre espiritual y rutinariamente la asiste en los rituales haciendo labores tales como preparar las mesas de ofrendas, pasarle los implementos y atuendos durante el ritual, y cantar el refrán de las canciones shamánicas. A diferencia de otras shamanas que normalmente viven con sus madres espirituales por una temporada de dos o tres años, Seonhi Mansin ha vivido con su madre espiritual por casi diez años. Ella tiene un conocimiento más extenso que cualquier otra shamana joven, y en los círculos shamánicos es considerada como una de las jóvenes shamanas más educadas.

 

   Seonhi Mansin no tiene amigos excepto Miseon Mansin, una shamana de 25 años de edad. Miseon Mansin es una hija espiritual de Kim Geum-hwa y ha vivido con su madre espiritual desde cuando recibió su ritual de iniciación a los 17 años. Las dos shamanas jóvenes tienen algunas historias personales en común: las dos sufrieron de una enfermedad espiritual y recibieron su ritual de iniciación cuando eran adolescentes, y han vivido con sus madres espirituales y las han servido por largo tiempo. Shamanas jóvenes como ellas se encuentran muy esporádicamente en el círculo shamánico coreano de hoy. La mayoría de shamanas reciben su ritual de iniciación cuando tienen entre 30 y 40 años, sin importar su enfermedad espiritual. De acuerdo con Kim-Harvey (1979), seis shamanes que entrevistó habían sufrido de enfermedades espirituales desde la edad de 14 hasta los 34 años, dependiendo de su historia personal. Sin embargo ninguna de estas shamanas recibió su ritual de iniciación antes de los 30 años de edad: tres de ellas cuando tenían más de treinta, dos de ellas después de los 40 y una después de los 50. Cada todas las que van a ser shamanas, a las cuales he observado durante mi investigación, recibieron sus rituales de iniciación entre los 30 y 40 años. En este sentido, es natural que Seonhi Mansin sea apreciada como una shamán bien educada. Otras shamanas dicen que ella posiblemente tiene la habilidad de llevar a cabo un ritual a gran escala por si sola. Sin embargo ella insiste en seguir viviendo son su madre espiritual y está satisfecha con su ocupación actual.

 

   A diferencia de otras culturas que tienen una tradición en escritura como en Mongolia (Pegg 2001: 120) o en aquellas en donde existen "escuelas" sistemáticas para shamanes, tales como las cuatro escuelas dang-gi (juventud divina) chinas en Singapur (Heinze 1997: 43), no existen manuscritos ni una institución educativa sistemática en el shamanismo de Hwanghae. Los shamanes del Selkup de Siberia permanecen en las tiendas de la familia del novicio para darle instrucción o los neófitos Buryat buscan la soledad para mejorar el canto y la danza (Basilov 1997: 24). Pero un shamán de Hwanghae permanece por cierto tiempo en el hogar de su madre espiritual -usualmente de dos a tres años- para aprender cada aspecto de la técnica shamánica. Un estudiante tiene que aprender todos los aspectos por si mismo -no solamente la música sino también la preparación del ritual, la ejecución de este, el tratamiento a las enfermedades, etc.- a través de una cuidadosa observación de su madre espiritual. Seonhi Mansin dice:

 

   Necesito práctica adicional? Para qué? Los gut son el momento en que practico. Aprendo algunos textos escuchando la canción la canción de eomma durante un gut. Como puede ver, yo no me paro junto a mi eomma durante un gut sin razón alguna. Yo sigo su canción de oído. Creo que eso es suficiente.

 

   Observando y participando en el ritual, el aprendiz llega a entender la música, la danza y otras prácticas rituales. Eventualmente el neófito ha observado tantas veces que podría llegar a hacer ritos simple por si mismo.

 

   Las jóvenes shamanas de Hwanghae, conocidas como sae mansin (nuevas shamanas), con frecuencia llevan shamanas ancianas, conocidas como gu mansin (shamanas ancianas), a sus ritos porque no pueden cantar y elaborar canciones shamánicas que traen a las deidades al lugar. Las jóvenes shamanas pueden dar gongsu, el mensaje de las deidades, que no requiere un largo periodo de entrenamiento. Sin embargo, el gongsu no es todo lo que se ejecuta durante un ritual. Con el fin de dar la bienvenida a las deidades, una shamana deben cantar una canción larga. Si ella no puede cantarla, debe invitar a una shamana experimentada para que interprete dichas canciones. Aprender música es una tarea que requiere de mucho tiempo. El gut de Hwanghae requiere considerable tiempo para aprender la canción y otras técnicas rituales. Una shamana necesita aprenderlas de su madre espiritual. Maemuri Mansin dice que "el talento se recibe del espíritu, y la técnica se recibe de la madre espiritual".