Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Música

La Música Ritual Shamánica en Corea

por Lee Yong-shik

 

 

Capítulo 3. Instrumentos e Intérpretes Rituales

 

3.3. Intérpretes rituales: los Shamanes

 

3.3.3. Tío Min-gaebi

 

   La familia espiritual de Maemuri Mansin incluye a un shamán hombre conocido como Tío Min-gaebi, nombre derivado de la pronunciación de su nombre en el dialecto de Hwanghae. Algunos shamanes que están estrechamente relacionados con él, incluyendo a Maemuri Mansin, lo llaman Padre de Sangin, a partir del nombre de su hijo. El Tío Mon-gaebi nació en Eunyul, un pequeño pueblo en la provincia de Hwanghae en 1942. Él llegó a Corea del Sur durante la Guerra de Corea cuando tenía 9 años. Luego se trasladó a Gusan en la provincia de Jeolla, una región al suroeste de la península coreana, pero pronto se estableció en Incheon. Él sufrió de enfermedad espiritual a los 16 años y recibió su ritual de iniciación ese año. Debido a que se convirtió en shamán en su juventud, también es conocido como Chonggak (hombre soltero) baksu. Su madre espiritual quien realizó el ritual de iniciación fue Daeseon Mansin de quien aprendió bastante a cerca del gut. Su talento le valió tal reputación que rápidamente se convirtió en uno de los shamanes más populares de Incheon. Sentí curiosidad de por qué no fue a ver un shamán hombre sino a una shamana para recibir su ritual de iniciación. Él dice:

 

   No habían muchos shamanes hombres en esa época. Además, yo no quería tener a un shamán como mi padre espiritual porque muchos de ellos no son "verdaderos" shamanes. La mayoría de ellos son tan solo adivinos. Son buenos solo para leer la fortuna pero no puede llevar a cabo un gut. Yo quería convertirme en un baksu, no en un adivino. Qué tal si hubiera un shamán en esa época que pudiera realizar un gut en Incheon? Yo habría ido a verlo.

 

  De hecho no hay muchos shamanes hombres en Corea que puedan oficiar un gut con canto y danza. Muchos de ellos son adivinos. Howard habló sobre las actitudes de los shamanes hacia la adivinación en la isla de Jin.

 

   Los adivinos no aprenden nada correctamente. Solía haber muy pocos pero ahora hay muchos. Deberían practicar para lo que son buenos -la adivinación (jeom)... Sus versiones no son reales ni ortodoxas. Ellos solo practican trucos de bajo nivel... Los adivinos conocen muy poco sobre la música y no pueden tocar patrones rítmicos correctamente. Ellos solamente golpean cualquier cosa vieja y suena horrible (Howard 1989: 211).

 

   El Tío Min-gaebi conoció a Maemuri Mansin hace cerca de 20 años. Maemuri Mansin necesitaba un asistente que pudiera ayudar con uno de sus rituales a gran escala. Ella oyó sobre su fama a través de sus clientes y fue a pedirle asistencia. Él estuvo de acuerdo sin vacilar porque, como recuerda el Tío Min-gaebi, los dos se sintieron atraídos desde el primer momento. Ellos dos se unieron a otros seis shamanes para una representación pública en Japón y se hicieron tan cercanos que se convirtieron en hermano y hermana bajo el nombre del espíritu.

 

   Él no tiene ningún hijo espiritual. Cuando le pregunté a cerca de eso, me dijo:

 

   No quiero tener un hijo espiritual porque he visto a muchos shamanes que tienen problemas con sus hijos espirituales. Tengo tantas nu-i (hermanas mayores), dongsaeng (hermanas menores) y joka (sobrinas) como por ejemplo Seonhi Mansin. Eso es suficiente. No necesito mas familia. Ellas me invitan a tantos rituales, que no tengo que preocuparme por problemas financieros. Mis hijos ya están maduros. Mi hijo, quien está en el ejercito, me envió una carta hace unos días para contarme que recibió una medalla por sus logros. Él seguirá con su educación universitaria después de terminar el servicio militar. Mi hija (una estudiante universitaria) logró solo calificaciones máximas el semestre pasado y recibió una beca. No tengo que preocuparme por el futuro de mis hijos. Solo disfruto mi vida.

 

   Muchos shamanes viejos de Hwanghae no tienen muchas oportunidades de ver clientes porque la mayoría de la gente, principalmente los seguidores del shamanismo creen que los shamanes poseídos recientemente están en "lo más elevado de su poder como médium" (Kim-Harvey 1979: 110) o tienen más sinppal (habilidad espiritual) que los shamanes viejos. El Tío Mae-gaebi dice:

 

   Luego de la iniciación vi a mas de diez clientes en un solo día. En esa época yo tenía una sinppal (habilidad espiritual) tan poderosa que podía ver el futuro fácilmente. Yo les decía a donde ir para encontrar a sus hijos perdidos, que hacer para para prevenir la mala suerte y que hacer por sus hijos enfermos. Era asombroso que yo pudiera ver el futuro. Pero creo que a medida que me hago viejo mi sinppal se va debilitando.

 

   De esta forma muchas shamanas viejas van a los rituales de sus hijos espirituales con el fin de hacer dinero. En otras palabras, muchas de estas ancianas dependen financieramente de sus hijos espirituales o de los shamanes jóvenes. Debido a esto, algunos shamanes jóvenes no sienten respeto por sus madres espirituales.

 

   El Tío Min-gaebi es un shamán con mucho talento. Desde que está dedicado a su vocación por cerca de treinta años, ha adquirido un profundo conocimiento a cerca del mundo shamánico. Su destreza como intérprete de janggu le permite la oportunidad de ser contratado por otros shamanes. Él dice:

 

   Por qué toco el janggu? Muchos shamanes jóvenes me piden venir a sus gut porque puedo cantar las canciones (canciones de alabanza y de entretenimiento) y tocar el janggu. Puedo ganar más dinero con mi acompañamiento del janggu en los gut que cualquier otro shamán.

 

   Él también es responsable de llevar a cabo muchas tareas insignificantes, no solo en los rituales de Maemuri Mansin sino también en otras representaciones públicas en las cuales participa. Estos empleos usualmente requiere de un trabajo duro -tal como afilar las espadas sobre las que un shamán danza o cortar en pedazos la carne para los sacrificios, lo que en el pasado era una tarea para los baekjeong (carniceros). Él también crea una atmósfera festiva a los rituales al interpretar a un personaje cómico. Él afirma: "Nosotros (los shamanes) tenemos talento para los espectáculos. Si no lo tienes, no eres un shamán".