Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Música

La Música Ritual Shamánica en Corea

por Lee Yong-shik

 

 

Capítulo 3. Instrumentos e Intérpretes Rituales

 

3.2. Implementos de Danza

 

   Usando diferentes implementos que representan el descenso de las deidades, los shamanes de Hwanghae danzan para invocar a dichas deidades. La mayoría de implementos de danza son también implementos de adivinación que la shamana usa para leer la fortuna. Las shamanas llevan un abanico (buchae) cuando cantan una canción de llamado y danzan para invocar a las deidades al comienzo de cada secuencia de un ritual. Los abanicos son muy importantes para las shamanas porque se usan para recibir a las deidades en el gut. Las shamanas de Hwanghae creen que el abanico es el "asiento" a través del cual las deidades descienden hasta el lugar del ritual. Usualmente llevan en el ritual un abanico de entre tres tipos: seongsu buchae para el Seongsu (deidades guardianas del shamán), jeseok buchae para Jeseok (deidad budista) y toil buchae para Toil Seongsu (deidades guardianas de la Tierra y el Sol). El primero tiene pinturas de tres deidades Seongsu en la superficie, el segundo, siete deidades Jeseok, y el último, un abanico blanco, no tiene ninguna pintura.

 

   Las shamanas de Hwanghae danzan con varios tipos de banderas. Obang sinjanggi (banderas del General de las Cinco Direcciones) son cinco banderas de diferente color. Los cinco colores simbolizan cinco deidades y cinco direcciones: azul para el este y Janggun (generales), rojo para el sur y Seongsu, blanco para el oeste y Jeseok, verde para el norte y Seonang (deidades de las montañas) y amarillo para el centro y Josang (espíritus ancestrales) (ver Tabla 3). Cada bandera representa la buena y mala suerte del cliente. La bandera roja es la más favorable ya que está conectada con la deidad guardiana del shamán. La bandera blanca es la segunda más favorable ya que está relacionada con las deidades budistas. Se considera que las demás traen mala suerte. Un cliente toma una de entre cinco varitas de bambú las cuales van atadas a las banderas para que a partir del orden el shamán pueda ver la fortuna. Cuando el cliente escoge una de las banderas ya sea azul, verde o amarilla, el shamán urge al cliente a escoger de nuevo. Si se escoge la misma una y otra vez, el cliente debe ser "limpiado" por el shamán durante el ritual, o en casos extremos, debe llevar a cabo un ritual lo más pronto posible para así deshacerse de los fantasmas contaminantes.

 

   Tabla 3. Simbolismo del Color en las Bandera Shamánicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    Otra bandera, Seonanggi (bandera de Seonang) es usada principalmente como implemento de danza. Seonanggi, una pequeña bandera hecha de varias piezas de papel blanco atadas a una delgada caña de bambú, simboliza a los espíritus Seonang, las deidades guardianas de la montaña. También es a veces conocida como sodanggi  (bandera de Sodang). Sodang es un nombre para diferentes deidades que aparece junto con otra designación. Sodang jeseok y Sodang aegissi (Niñas Pequeñas), por ejemplo, son deidades guardianas de un barco. Los shamanes de Hwanghae ya no usan diferentes banderas, pero antiguamente distinguían entre Seonanggi  y sodanggi; para la primera se usaban papel de tres colores -rojo, azul y amarillo- mientras que para la última se usaba tan solo un color, el blanco.

 

   Daesinbal (pancarta de Grandes Oficiales) es un fajo de papeles de varios colores, todos de aproximadamente 150 cmts. de largo. El shamán danza con él para entretener varias deidades durante un gut. Cuando no se está usando, el Daesinbal se cuelga de la pared cerca a la puerta con las pinturas de Seonang (deidad de la montaña) y Sip Daewang (Diez Grandes Reyes) del shamán, con el fin de prevenir la entrada al lugar de espíritus malévolos e impuros. Para evitar la contaminación por parte de dichos espíritus los participantes al ritual deben ser cuidadosos y no sentarse bajo el Daesinbal.

 

   Seorihwa (flor blanca escarcha) es una flor utilizada para decorar la mesa de ofrendas. Los shamanes usan con frecuencia esta flor como un implemento de danza. Un pedazo de papel blanco, de aproximadamente 40 por 10 cmts. con un diseño geométrico, es pegado diagonalmente a una delgada vara de bambú de aproximadamente 30 cmts. de largo y 0.5 cmts. de ancho. Cerca de 40 piezas de seorihwa se colocan en tazas de arroz o en el pastel de arroz al vapor. Esta flor simboliza la flor siempre blanca que perdura en un fuerte invierno y representa la pureza libre de cualquier contaminación. El shamán vierte la oksu (agua de jade) sobre la seorihwa al tiempo que canta canciones para asegurar la salud y la longevidad de la familia anfitriona.

 

   Los shamanes usan diferentes tipos de espadas y otras armas como implementos de danza o como herramientas para la adivinación. Entre estos, los implementos más importante son un par de daesin kal (daga del Gran Oficial). Al final de la secuencia de un ritual y con el fin de ver si la secuencia fue hecha correctamente, el shamán hace una adivinación con las dagas, las cuales tienen aproximadamente 30 cmts. de largo y 3 cmts. de ancho. Las dagas deben apuntar hacia la puerta del lugar del ritual; cuando es así, quiere decir que las deidades están contentas con la ofrenda y que abandonarán el lugar; de lo contrario, el shamán tiene que realizar una breve adivinación para apaciguar a las deidades insatisfechas.

 

   Un samjichang (tridente de batalla) de aproximadamente 100 cmts. de longitud, es usado como herramienta de adivinación en algunas secuencias. Un cerdo de sacrificio es puesto sobre las puntas de un tridente puesto verticalmente y hacia arriba; el tridente debe estar balanceado sobre un plato que está boca abajo. Los shamanes también danzan con espadas de diferentes longitudes, incluyendo la janggun kal (espada del guerrero) y sinjang kal (espada del General Espiritual) para invocar a deidades especificas. Una ttukdae (vara sagrada) hecha de madera tienen aproximadamente cien centímetros de largo. El traje del espíritu masculino ancestral de la familia anfitriona se enrolla en esta vara. Una tela blanca cubre la vara de la cual se amarra una soga en uno de sus extremos. El shamán danza con la vara ttukdae con el fin de apaciguar la carne sacrificial en ciertas secuencias durante un gut.

 

   Los jakdu (cortadores de follaje) hacen de los rituales de los shamanes de Hwanghae un maravilloso espectáculo que no puede ser ejecutado por ningún shamán de otras regiones. Ningún shamán por herencia ejecuta tales presentaciones acrobáticas conocidas como jakdu tagi, en las cuales se danza descalzo sobre los bordes filosos de un par de cuchillos de hierro. Los shamanes por posesión de Seúl y Gyeonggi con frecuencia ejecutan frecuentemente jakdu tagi. Sin embargo sus jakdu se colocan sobre una pequeña tabla mientras que los de los shamanes de Hwanghae se ponen sobre una base que se eleva hasta tres metros. La presentación de jakdu tagi demuestra el poder misterioso de las deidades con las cuales se encarnan los shamanes de Hwanghae y que hacen del ritual un espectáculo asombroso.

 

   Los jakdu tienen aproximadamente 80 cmts. de largo y se colocan paralelamente a una distancia de cerca de 30 cmts. asegurados con nudos y ataduras hechos con telas blancas. El shamán afila los jakdu sobre una piedra de afilar hasta que quedan listas para cortar una rama de árbol por la mitad. La filada de los jakdu es un procedimiento importante ya que los shamanes de Hwanghae creen que las deidades se enojarán si la preparación de los jakdu no es apropiada y que las deidades enojadas por tanto castigarán al shamán haciéndole daño. Los shamanes danzan con los jakdu recien afilados para tranquilizar a las deidades que lo protegerán durante el jakdu tagi. Los shamanes lamen los filos y golpean sus cachetes, manos y piernas con los jakdu con el fin de confirmar si las deidades les permitirán ejecutar el jakdu tagi. Luego de la danza los jakdu son puestos sobre una plataforma precaria hecha generalmente de dos tambores colocados verticalmente uno sobre el otro y atados. Una taza de arroz llena de granos de arroz se coloca sobre los tambores. Los shamanes de Hwanghae llaman a este pedestal chilseongdan (plataforma de la Osa Mayor) a través del cual el shamán alcanza el mundo celestial -es decir, el jakdu. Un antropólogo describe el momento de jakdu tagi así:

 

   Con gente en ambos lados sosteniendo las dagas firmemente en su lugar, la shamana descalza se sube en los jakdu. Los espectadores contienen la respiración del asombro. Yo tuve que cerrar mis ojos y cuando los abrí la shamana estaba danzando sobre los filos balanceando sus brazos. Nadie pudo dudar de la existencia de seres sobrenaturales en ese momento (Kim K.O. 1997: 214).

 

   Dos personas sostienen los extremos de los jakdu firmemente y sostienen en sus bocas un hami, un pequeño pedazo de papel doblado en forma triangular, de tal forma que no sean contaminados por espíritus impuros. Hami es también usado por la shamana en secuencias específicas durante el gut. Cuando ella necesita mantener una mente "pura", sostiene el papel en su boca mientras danza.

Color

Banderas

Dirección

Azul

Guerrero divinizado

Este

Blanco

Buda

Oeste

Rojo

Deidad guardiana

Sur

Verde

Espíritus de las montañas

Norte

Amarillo

Ancestro

Centro