Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Música

Nongak, Changgu y Kaein Changgu Nori de KIM Pyong-sop

por Keith Howard

 

(artículo publicado originalmente en Korea Journal, Vol. 23:5, 1983)

 

 

II. Etnología

 

2 - Changgu

 

   A pesar de que el Monhon t´onggo se refiere a dos tipos de changgu, con frecuencia se ha afirmado de que el estilo mayor tan solo apareció hasta el período Koryo. Lo cierto es que grabados y pinturas antiguas tienden a mostrar un instrumento cuya medida corresponde a la del talle de un hombre , y es más pequeño que los instrumentos de la corte y folclóricos de hoy. Pero por otro lado la evidencia proveniente de Japón también respalda al Munhon t´onggo. En Japón todavía existen tres tipos de tambores con cuerpo en forma de reloj de arena; se dice que existen allí debido a los intercambios culturales entre Corea y Japón que se dieron en el período entre los siglos VIII y X. Es interesante ver que el kakko y el san-no-tsuzumi son pequeños mientras que el shoko es grande. (También se puede mencionar el uso de dos baquetas para tocar el kakko en la música Gagaku, las dos elaboradas al estilo de las baquetas del changgu yol ch´ae, y hechas de un bambú maduro también similar). Los tambores de cuerpo en forma de reloj de arena son más bien raros en el mundo, de tal forma que es aceptable ver el posible intercambio cultural que se dio, pero cuando escuchamos a los respectivos estilos musicales no tenemos duda de que las dos culturas se han desarrollado en forma completamente diferente desde entonces.

 

   El tamaño de los changgu actual varía. Hay un changgu muy antiguo y pequeño en el museo de Cheju y se usó un instrumento pequeño similar en una representación del kut (gut) del Dios de la Montaña original de Cheju interpretado durante el Concurso de Artes Folclóricas Nacionales de Kwangju en 1982. Aparte de Cheju, es posible todavía encontrar instrumentos pequeños en algunas partes de la región costera oriental. No hace mucho las bandas rurales tendían a usar instrumentos grandes, y Kim Pyong-sop cuenta una agradable historia sobre un encuentro que tuvo con un instrumento de gran tamaño en Cholla-pukdo, y comentó que "era tan grande que para tocarlo sería necesario colocar el antebrazo en el centro del instrumento de tal forma que se pueda apoyar la mano al tiempo que se desplazada de lado a lado con las kunggul-ch`ae (las baquetas en forma de mazo)". El propio Kim enseña utilizando instrumentos de diferentes tamaños afirmando que son apropiados para intérpretes de diferente altura, pero esto se determina en forma flexible, lo que tiene que ver más con la disponibilidad de los diferentes tamaños de los instrumentos que con una noción definitiva, aunque si se considera si el intérprete puede o no tocar fácilmente las dos caras del tambor con las baquetas kunggul-ch´ae. En las areas rurales el tamaño tiene más que ver con la forma en que el instrumento fue construido: Kim comentó que hace 40 años todos los tambores en esta área eran hechos tallando la parte interna de un tronco, mientras que en la actualidad son torneados. Por esto los instrumentos folclóricos tendían a ser más grandes con el fin de producir un sonido aceptablemente resonante. Todavía se encuentran estos instrumento de cuerpo grueso, con frecuencia hechos de dos piezas de madera ensambladas y no de una sola pieza.

 

   El changgu tiene un cuerpo en forma de reloj de arena, con la cintura central siendo siempre relativamente gruesa comparada con el kakko japonés, que está hecho tradicionalmente de madera de paulownia, ideal porque es liviano y aunasí es resonante . A este cuerpo se le ata una piel en cada extremo, la de la izquierda (tocada con la mano o con un kunggul-ch'ae) produciendo un sonido más bajo que el sonido más brillante de a piel del lado derecho. Las pieles están atadas entre si y colocadas firmemente contra el cuerpo del instrumento, y con una cuerda entrelazada entre sus circunferencias (llamadas chinhungsa, agarradas a las pieles con ganchos metálicos llamados kuchol). La tensión sobre las pieles, que en la práctica se usa para elevar o bajar la afinación relativa de la piel de la mano derecha, se ajusta con el uso de correas en forma de V llamadas karak-chi (en chongak usualmente se emplea en nombre de ch'uksu).

 

   Para el changgu nori se emplean dos cordones para atar el instrumento firmemente al cuerpo del intérprete, uno alrededor de la cintura y el otro sobre el hombro derecho, este último atado en la cuerda superior en la parte que corresponde a la mano derecha y apoyado alrededor de las cuerdas en la base de la parte que corresponde a la mano izquierda, y en la parte final va atado a una cuerda al lado opuesto del cuerpo. Estos cordones aseguran que el tambor esté sostenido suficientemente firme de tal forma que cuando uno danza es posible controlar el sonido, aunque es imposible evitar que el sonido ondule un poco; más aun, se piensa que esta última característica es importante. Se emplean dos baquetas para golpear el tambor: en la mano izquierda va un mazo hecho de bambú flexible joven y con un mango en el extremo que golpea hecho demadera o plástico; en la mano izquierda va una baqueta de bambú menos flexible. A estas se les llama kunggul-ch'ae y yol-ch'ae respectivamente. La baqueta kunggul-ch'ae se sostiene con una pieza de ante y debido a que nongak es igualmente un festín visual y una presentación de música, esta es usualmente decorada en sus dos extremos con borlas brillantes hechas de lana o incluso con serpentinas de tela. Esto contrasta con la otra baqueta, yol-ch'ae, que es sencilla pero tiene un lado plano y el otro un poco redondeado y el cuerpo de la baqueta usualmente tiene una pequeña curvatura en la punta más delgada que es la que se usa para golpear el tambor. Chang Sa-hun en su Glossary of Korean Music, dijo que las dos pieles difieren una octava en afinación. Debido a que el changgu es un instrumento en el que la resonancia fundamental está saturada de un espectro de ricos y desordenados armónicos, hablar en términos de algo diferente a afinación relativa es algo engañoso. Solo cuando las pieles son tensionadas la mano derecha produce una afinación más claramente identificable, pero incluso en ese caso la otra piel emite algo parecido a un ruido sordo cuando se le golpea con la mano, o un golpe seco cuando se le golpea con la kunggul-ch'ae. Mi actual tambor se toca normalmente con la frecuencia fundamental de las pieles que difieren en un poco más de una tercera; pero más que preocuparse por la afinación, la tensión de las pieles hace que el sonido sea más nítido y penetrante. De esta forma en las sesiones de práctica las pieles raramente se afinan en forma precisa y cuando tocan varios intérpretes no se busca que todos suenen afinados. La afinación relativa en tan solo un concepto en el que la piel de la mano derecha debe producir un sonido de mayor altura que el de la otra piel y esto es en parte posible gracias a que el cuerpo del instrumento es un poco más largo en su mitad izquierda que en su mitad derecha. En la actualidad en Seúl, Kim Tok-su, quien toca como miembro del grupo samulnori ha forjado un estilo más virtuoso en su interpretación, y eso es posible al tensionar las pieles a tal punto que las afinaciones se convierten en algo importante. Mientras que todavía retiene la relación del izquierdo más grave y el derecho más agudo, las dos pieles tienen una afinación precisa que puede ser elevada en el transcurso de la interpretación a medida que incrementa la velocidad.

 

   En la actualidad el changgu es el instrumento coreano más ampliamente utilizado. Este acompaña la música vocal y está presente en la mayoría de géneros instrumentales cortesanos y folclóricos. Aunque no ha estado siempre presente en el conjunto de nongak, como lo sugiere la existencia del totumo (mul pagaji), es muy probable que la sea porque no habían changgu disponibles, y no porque se haya decidido dejarlo fuera del conjunto.

 

   Existen diferencias entre el empleo del changgu como instrumento folclórico y como parte del conjunto cortesano. Hay tres factores que se involucran: primero, en la música folclórica el intérprete generalmente camina con el instrumento, danza con él o lo sostiene, mientras que en la música cortesana se toca sobre el piso puesto en frente al intérprete; segundo, el sonido requerido por los dos géneros es diferente; y tercero, factores externos han hecho que la decoración se convierta en algo importante.

 

   Debido a que el changgu se toca en nongak al tiempo que se danza, es importante que sea fuerte y que esté firmemente atado al intérprete. Esto en general quiere decir que los instrumentos de cuerpo de madera se han convertido en la norma, mientras que la cerámica se emplea en la corte. La madera es más resistente al golpe y es más liviana de cargar. Dentro de los diferentes tipos de música folclórica, el instrumento se carga de diferentes formas: kaein changgu nori requiere de exhibicionismo, de tal forma que debe atarse firmemente, mientras que en el acompañamiento de canciones folclóricas con frecuencia tan solo se requiere que el instrumento esté simplemente apoyado de tal forma que el intérprete se sienta libre para usar las dos manos para percutir el instrumento. Recientemente al parecer los ganchos kuchol más grande parecen estar dándole paso a grapas pequeñas y suaves en nongak, pero los instrumentos cortesanos siguen usando el tamaño grande. Esto se puede ver yaque el estilo de la corte conserva los kuchol más decorativos, o en el caso de nongak por la dolorosa experiencia de los intérpretes: cuando la baqueta kunggul-ch'ae se mueve rápidamente de una cara a la otra, tocando así en forma alternada sobre la piel derecha e izquierda, la mano del intérprete con frecuencia se corta con el borde filoso del kuchol grande.

 

   En nongak se requiere de un sonido más voluminoso que en la música cortesana. Después de todo nongak es una música de exteriores. La exigencia de volumen se puede ver como parte de la introducción de una segunda baqueta en áreas tales como Cholla-pukdo, que se hace necesaria para reemplazar la mano si se requiere de un ritmo rápido y complejo. La segunda baqueta, kunggul-ch'ae, nunca se emplea en la música de la corte. La yol-ch'ae también se usa en forma diferente en los dos géneros. Para la música folclórica el lado plano de la yol-ch'ae es la que toca al tambor, mientras que en la música cortesana es la parte curva la que se usa. El sonido resultante es más seco y más penetrante en la música folclórica, pero tiene un sonido un poco más liviano causado por un rebote en el estilo cortesano. Para la música cortesana esto es importante ya que se usa bastante el sonido trinado, tororok, dependiendo de una repetición rápida, un sonido que tiene poca cabida al aire libre. Esto también empieza a explicar por qué los agricultores tienden a tomar la baqueta yol-ch'ae más firmemente que sus contrapartes cortesanos. Mientras que la postura básica es la misma, es decir, con la baqueta entre el pulgar y el primer dedo, el pulgar tiende a estar en línea con la baqueta en el caso de nongak, pero perpendicular a esta en la música cortesana, al tiempo que los otros dedos están sueltos en el caso cortesano, y bien apretados en nongak. También existe una marcada tendencia a que la baqueta yol-ch'ae se ensanche en el extremo donde se agarra en el caso de nongak, mientras que es más bien angosta en el caso cortesano; esto refleja el deseo de tomarla con firmeza. Cuando se usa la mano para percutir la piel del lado izquierdo en la música folclórica, solamente las puntas de los dedos tocan la piel, mientras que la posición usada en la música cortesana hace que también la palma toque la piel en la montura del tambor. Por tanto la curva de la mano tiende a ser hacia adentro con el fin de acoplarse a la forma del tambor en la música cortesana, y se curva hacia afuera y medio extendida en la música folclórica.

 

   También existe un elemento extramusical en las diferencias entre los dos estilos de música con respecto al changgu. Nongak se consive como un espectáculo colorido y vibrante, de tal forma que la baqueta kunggul-ch'ae tiene borlas y los chuksu tienden a ser de colores brillantes. Aunque el dibujo del changgu en el tratado Akhak kwebom muestra un yol-ch'ae que también tiene borlas, este no es el caso en la actualidad. Quizás, debido a que el changgu se toca sobre el piso en la música cortesana, estos casi no tenían uso decorativo. Por tanto el gran instrumento chongak era hecho tradicionalmente de arcilla, lo que hace que sea necesario pintarlo para que luzca aceptable. Hoy por tanto el changgu cortesano es rojo, el color real, con chuksu que hacen juego. Pero también debemos notar que la tradicional folclórica es diversa; por tanto poco podemos decir acerca de la decoración de sus changgu, que pueden ser varnizados, pintados completamente, con dibujos de patrones sobre cada mitad, o sin pintar.