Artes Escénicas de Corea
Enciclopedia Web
Derechos Reservados © Mauricio Martínez R.

Este es un proyecto académico que pretende proporcionar información sobre la historia, características y situación actual de las artes escénicas de Corea tanto tradicionales como contemporáneas. El sitio está en construcción y en continuo desarrollo.

Patrimonio
Autor
Autor
Inicio
Música
Danza
Teatro
Enlaces

Danza

La Danza como Patrimonio Cultural Intangible de Corea

 

(publicado originalmente por la Administración del Patrimonio Cultural de Corea)

 

I. Géneros

 

1. Jinju Geommu, danza de la espada de la región de Jinju.

     (Patrimonio Intangible No. 21)

 

   Los historiadores consideran que Jinju Geommu, la danza de espadas de la región de Jinju, data de alrededor de 660 en el Reino de Silla (57 a.C.-918 d.C.). Esta se encuentra registrada en Samguk Sagi, la Historia de los Tres Reinos, y Donggyeong Japgi, Miscelánea sobre la Capital Oriental, Gyeongju, los dos escritos en la dinastía Goryeo (918-1392). Fuentes históricas también se refieren a Geommu como Geomgimu, el arte de la danza de espadas.

 

   Se sabe que Geommu es la danza cortesana más antigua la cuál representaba el lado exuberante y entretenido de la clase reinante. En la actualidad es interpretada tan solo por mujeres, como un espectáculo percusivo alegre. Ninguna pieza de danza tradicional revela en forma más elegante la belleza innata y la poderosa energía física.

 

   Históricamente esta exclusiva danza cortesana fue sonsacada y presentada al público por artistas gubernamentales femeninas hacia el año 1300. Era interpretada en banquetes aristócratas, rituales y eventos especiales. Los mejores ejemplos que existen de las danzas de espadas son aquellos encontrados en las ciudades de Jinju y Tonyeong, los cuales preservan su delicadeza y virilidad. La danza ha sido transmitida por las diestras bailarinas de estas ciudades.

 

   Las bailarinas, sus sombreros negros caídos con borlas rojas levemente ladeadas, visten faldas azules y largas hansam, mangas extendidas con colores de arco iris que están ocultas cuando las bailarinas danzan con espadas. El piri (oboe cilíndrico de bambú), jeo (flauta traversa), haegeum, janggo y buk acompañan la danza de espadas.

 

   El diseño coreográfico de la Danza de Espadas Jinju generalmente es de la siguiente manera. Primero, siguiendo el tiempo del ciclo rítmico dodeuri (6/4), cuatro u ocho bailarinas se ubican en doble columna en el centro del escenario. Cada una baja su par de espadas separadas por fuera del área de los hombros. Las bailarinas están frente a frente en parejas, se mueve un poco hacia adelante y luego se paran espalda con espalda. Luego giran con las rodillas a medio doblar, ponen sus manos sobre sus caderas mientras que bailan en su respectivo lugar y luego se separan de nuevo y comienzan a hacer hermosos movimientos con sus largas mangas. Luego blanden sus espadas con movimientos cada vez más dinámicos haciendo una demostración de golpes y pasos elaborados. Sus manos y brazos arrojan y recogen las mangas trazando líneas exquisitas en el aire. El movimiento yeonpungdae, con todas las bailarinas saltando hacia delante y hacia atrás al tiempo que hacen un circulo, es un espectáculo vibrante. Cuando dan vueltas las bailarinas llevan firmes sus espadas bajo el brazo, luego blanden dos espadas en el aire, o tan solo la de la mano derecha al tiempo que la otra es puesta rápidamente sobre el lado izquierdo de la cintura.

 

   Existen otros estilos coreográficos específicos. Sugeun sawi es girar con las rodillas curvadas y anjeun sawi es tomar la faja frontal de la túnica o estirar las manos al tiempo que se agacha. En banseokdori las bailarinas ponen la mano derecha sobre sus cabezas con la mano izquierda con la palma hacia afuera sobre el pecho con el primer golpe, colocando las dos manos sobre las cabezas con el segundo golpe, poniendo las dos manos en sus espaldas con el tercer golpe, y curvando sus rodillas y levantándose de nuevo con el cuarto golpe. Las bailarinas a veces sonríen en forma coqueta al tiempo que se sientan, cada una tomando la faja frontal de la túnica con las dos manos y acariciándola o jalandola en una forma muy femenina. Los pasos intrincados con el dedo del pie hacia arriba y el talón cubierto con las medias acolchadas blancas coreanas bajo la voluminosa falda es una de las características que uno no se puede perder.